De la pluma de Mario Conde, y a mucha honra

¿Qué fregados es esto?

'Pokémonear': verb. 1) acción y efecto de hacer algo relacionado con o relativo a Pokémon; 2) acción y efecto de cumplir una adicción a "Pokémon" como si de un psicotrópico se tratase; 3) perder el tiempo en actividades relacionadas a Pokémon.
Artículos de interés para el entrenador Pokémon novato y veterano. Chistes, reseñas, historia pokémon, datos curiosos, lo que se me ocurra.
Si tienes Facebook, busca la página de Pokémoneando.
Si tienes Google +... qué chido. Nosotros no.

Don't speak spanish? No problemo!

domingo, 10 de enero de 2016

¿Son todos los juegos de Pokémon iguales?

Después de un largo, larguísimo receso (¿cuánto ha pasado?, ¿dos, tres años?) en que no publicaba por aquí, me sorprendía mí mismo con un cuestionamiento el pasado 6 de enero, cuando cumplí 15 años de haber recibido como uno de mis últimos regalos de día de reyes, un cartucho de Pokémon Blue.
Desde ese día, y cada vez que ha estado en mis posibilidades, he conseguido cada juego principal, para cada consola. Primero, emocionado por la aparición de los adaptadores para N64 en primera y segunda generación, después rebasado por la tercera y la cuarta, adaptado a tiempo para la quinta y enamorado de la sexta. Y todo aquel que haya llevado un ritmo de vida idéntico o parecido habrá escuchado, de boca de algún amigo cercano, que de qué sirve seguir jugando Pokémon si todos los juegos son lo mismo.

La fórmula millonaria ganadora
Acabemos pronto. ¿Son todos los juegos de pokémon iguales en esencia? Pues sí. Pero esto no es un punto en contra. Del mismo modo podríamos asegurar que todos los juegos de fútbol (¡de toda la historia de los videojuegos!) son iguales. Todo videojuego de carreras es igual. Los juegos de plataformas han llegado a un punto de cinismo en que la mayoría incluye princesas como objeto de rescate. ¡No empecemos a hablar de los shooters!
¿Por eso deberíamos cambiar nuestros hábitos de juego? ¡No, maldita sea! ¡Es estúpido! Como estúpido es el argumento de “Nintendo sólo busca otro modo de sacarte dinero.” ¡Pues claro! ¡Es una puta empresa, no un hospicio ni una oficina de beneficencia! Nintento necesita dinero (como todos) y la manera más noble que tiene de obtenerlo es ofreciendo un producto que guste a sus compradores. ¿Debe realizar nuevos juegos? Quizá, pero el ser humano le tiene miedo al cambio, y toda incursión en algo distinto siempre resultará un albur, un riesgo que muchas veces las corporaciones no pueden permitirse. ¿Cuántos de aquí jugaron el “Pokémon Conquest”?
Gracias por confirmar mi punto.
Si algo logró que Game Freak se posicionara como un gigante corporativo y que Pokémon se volviera una de las sagas más jugadas de todos los tiempos es, justamente, sus sistema de juego: eres un entrenador que viaja recolectando mascotas letales para hacerlas pelear con otras mascotas; en el camino hay unos tipos malos que sucumben ante el poder de tus monstruillos. Al final terminas millonario y todo el mundo conoce tu nombre. Güey, ¿qué tiene de malo todo eso?

No es lo mismo que lo mesmo: la sutil evolución.
Por supuesto que en 20 años, seis generaciones de consolas y 24 versiones, algo debió ser distinto, ¿no? Los juegos principales son lo mismo en tanto que la trama es similar, pero de ahí a asegurar que son iguales, hay que tener cuidado con decir estupideces. Hagamos un rapidísimo repaso por los movimientos que nuestro videojuego ha tenido (para más detalles, busca los posts de Historia Pokémon en este mismo blog).
La primera generación dejó muy en claro las reglas conocidas por todos: atrapar monstruos, puedes llevar 6 contigo, el que esté en el tope de la lista aparecerá primero, ganarán puntos de experiencia para aumentar su poder y habilidades, cada uno conocerá un máximo de cuatro ataques, formato RPG, bla bla bla.
Para la segunda generación se le agregó color. La primera ya podía verse a color gracias al Super Game Boy (y a la opción Game Boy de los Pokémon Stadium) pero los sprites eran monocromáticos: weepinbell, por ejemplo, era todo del mismo verde. Para la segunda generación ya era amarillo con hojitas verdes y un rabito café; además de que los sprites se definieron mejor. Hubo más pokémon pero la historia era básicamente lo mismo.
Pokémon Crystal preparó algo que no se retomó hasta Pokémon Emerald: movimiento en los sprites. Fuera de eso, la tercera generación se pulió con las gráficas además de agregarle personalidad a los pokémon y habilidades que existían todo el tiempo. Sin mencionar todo ese montón de cosas que son tramas adicionales al juego (frente de batalla y concursos de belleza).
La cuarta generación, además de cambiar radicalmente los sprites de personajes y pokémon, agregó lo que el Pokénav de la tercera generación ya quería hacer: el Poké Watch, un dispositivo ajeno al Pokédex que fungiera como un apoyo al entrenador.
Pero aquí las historias ya empiezan a tomar cursos distintos: ¿han notado como los equipos criminales se han vuelto más psicóticos? En primera y segunda generación era solo una mafia que haría lo imposible para robar y entrenar pokémon. En tercera generación por poco y las organizaciones malvadas destruyen el mundo. Fue un accidente. Ahora, el equipo Galactic quiere controlar el tiempo y el espacio… y no les importa alterar la realidad.
Para quinta generación vemos lo que curiosamente no había ocurrido tan profundamente en los juegos: una trama centrada en diversos personajes y una historia que podemos seguir de cerca, sin que sea nuestra historia. La quinta generación es prácticamente “todo lo que le ocurrió a N mientras tú entrenabas pokémon y su disparatado encuentro”.
La sexta generación (la cual, puedo asegurar, jugué mucho después que la mayoría) me sorprendió gratamente. Pensé que odiaría el nuevo display de RPG donde nuestro personaje ya no es un niño rechoncho que ocupa un casillero de la pantalla. Pero no, la figura más humanizada fue lo que menos me importó: ¡ya se podía caminar en diagonal! Esperé catorce años para eso.
La tendencia actual en videojuegos es darle poder a la trama. Así ha ocurrido con los juegos de peleas (en el modo historia, agregando cinemáticas) y algo que la saga de Zelda aprendió rápido, Final Fantasy ya había hecho y Metroid pulió desde el Wii. Ahora, en Pokémon X y Y vemos una trama muy sólida que debemos completar, explorar. Por primera vez no se trata meramente de entrenar pokémon, sino lo que pasa alrededor de tu entrenamiento. No vengan a decirme que todo es lo mismo.

El diablo está en los detalles
Por supuesto, entiendo esos errores de los que todo mundo se agarra para decir que es el mismo juego. Es cierto, de primera a tercera generación, los cambios son enormes, pero… ¿hay mucha diferencia entre Pokémon Oro y Plata? ¿Y entre Pokémon Diamante y Perla? No, la única distinción de cada versión con su hermana son… unos 20 pokémon en promedio. Monstruos que necesitas la otra versión para atraparlos.
¿Y eso qué?
En defensa de Nintendo, puedo decir que ellos han hecho todo lo posible porque tú entres al espíritu de compartir con otro ser humano. Conectarte con un conocido o desconocido y encontrar el pokémon que te falta: Cable link, el Wireless adapter, el Transfer Pack y más recientemente, la conexión a internet. Por lo que Nintendo recalca que no es necesario que compres todas las versiones para disfrutar el juego al cien.
Como prueba basta ver a todos los jugadores de los foros, que con un solo juego de pokémon son muy felices.
De ahí a que yo (y muchos otros) seamos unos clavados que queremos gastarnos el sueldo en tener una copia de cada juego, hay un gran trecho de distancia. Nadie me puso una pistola en la cabeza para ello.
Y por supuesto, existen los pokémon variantes… pero eso es tema de otro artículo.

¿Tú qué opinas? ¿Son todos los juegos de Pokémon iguales? ¿Cambiarías la fórmula para generaciones venideras? Deja tu comentario abajo.

-Conde

5 comentarios:

  1. Gracias por regresar y esperó con ansía proyecto p

    ResponderEliminar
  2. No manches años que no visitaba este blog, muy buen articulo y concuerdo con mi cuate chilango con el proyecto p

    ResponderEliminar
  3. Pues la trama del pokemon X e Y me resulto insufrible, como odio a esos putos niños, especialmente al gordo que baila... Lo demás esta bien aunque podrían haber puesto algo mas de empeño en las animaciones de los movimientos y e las texturas de los pokemon. Por lo menos no parecen hecho de plástico como en el battle revolution.
    Fuera de eso me alegra que regresaras, cada cierto tiempo miraba el blog con la esperanza de ver un nuevo post y hoy se me hizo el milagrito.

    ResponderEliminar
  4. Muy grato poder leer algo de tu pluma que tenga que ver con Pokémon otra vez :) Tu visión de la franquicia es muy similar a la que yo tengo, un saludo enorme y espero poder seguir viendo algo relacionado con Pokémon de tu parte, Mr. Conde

    ResponderEliminar
  5. Hace buen tiempo que jugué pokemon Esmeralda y luego de 3 años volví a jugar la siguiente: Pokemón Platino, jugué unas 6 horas y el juego ya me parecía lo mismo que esmeralda, así que lo he dejado y voy a empezar a jugar pokemon Negro esperando al menos que algo haya cambiado y que me haga sentir que estoy jugando algo nuevo.

    ResponderEliminar